© EKHIA Centro de Psicoterapia y Desarrollo Humano
Inicio Acerca de Entrevista Talleres Galerķa Contacto
Centro de psicoterapia y Desarrollo Humano
www.psikologia.com
EKHIA

MARIA JOSÉ TRUEBA

Focusing Trainer por el Instituto Español de Focusing y por The Focusing Institute of New York

(http://www.focusing.es/trainers/28-maria-jose-de-trueba-garcia.html), Rebirthing, Constelaciones Familiares y

Maestra de Reiki.

¿Qué son las constelaciones familiares?  Es un método de intervención terapéutica. Para que una persona pueda desarrollarse libremente en su vida es importante que tenga delimitado su puesto en su sistema familiar. Aquí a la persona no se la mira como individuo, sino que se la ve en todo su sistema familiar, algo importante  porque muchas veces está bajo la influencia de fuerzas, de hechos que ocurrieron en generaciones anteriores, o simplemente porque en la  familia actual no está en su sitio.   ¿A qué se refiere?  Igual esa persona está haciendo de hermano mayor, cuando se es el menor, o de padre o madre siendo hijo. Entonces, todos estos desórdenes crean conflictos, problemas, y a veces una persona no se siente a gusto consigo misma porque no está dando el máximo a su alcance. Podría  refugiarse en el ámbito familiar y encontrar soluciones.   ¿Una terapia de grupo?  Sí, aunque también se puede hacer de forma individual, porque hay personas que no desean exponer públicamente su caso.   ¿Cómo se desarrolla la terapia?  Cuando en un grupo una persona desea aclarar algo de su vida, expone el problema. Primero elige representantes, luego los posiciona en  función de lo que sienta y, después, se retira. Lo que pasa ahí es algo mágico, porque cada sistema familiar tiene su alma y en cuanto se  produce algún desorden surge el conflicto. Así es como la persona puede ver lo que ocurre en su familia, o tal vez ocurrió, junto a las salidas al  problema. Ver la realidad   ¿Es necesario hacer partícipes a los demás de tus experiencias vitales y miedos a través de una escenificación?  No hace falta, porque es una comprensión tal de todo que la persona lo ve desde una realidad distinta a cuando lo vivió.   ¿Quiénes recurren a ustedes durante estas sesiones?  Es adecuado para cualquiera que desee comprender y cambiar su esquema de actuación, ver la vida de otra manera o aclarar problemas de  origen familiar, profesional o de pareja. Hay cosas de sus vidas y de sí mismos que no les gustan y a través de estas terapias ven la salida. No  hace falta que intervenga yo, ni cuestión de creencias, sino que la persona se percata de lo que está sucediendo. También hay que tener en  cuenta que existe un orden muy natural, según el cual todas las personas de una familia tienen el mismo derecho a la pertenencia y los hijos  deben respetar a los padres como son, sin juzgarlos, criticarlos, ni pedirles nada.   ¿Se encuentran soluciones efectivas a los problemas?  Es casi milagroso, en cuanto a que se produce un cambio de percepción por parte de una gran mayoría, puede que un 90%. Hay que tener en  consideración que cuando una persona va ahí es que realmente quiere y está predispuesta a que se produzca ese cambio. Si funciona  mentalmente y no quiere ir, ni se molesta en ir a una constelación familiar.   Así, que hay que acudir predispuesto a encontrar el camino.  En efecto, no perdemos el tiempo en lo que se piensa o en lo que se cree, sino que vamos al foco de la solución. La teoría se basa en los  hechos que hubo o en los que hay, pero al margen de lo que pienso, siento y creo.   ¿Con qué aspectos se relacionan nuestros temores?  Con no ser uno mismo, ése es el mayor problema. Lo que más le preocupa al ser humano es separarse de sí mismo.   ¿Por qué?  Ha habido una concepción, gestación, nacimiento, primeros años, unas costumbres y normas familiares que de adultos ya están caducadas.  También, porque se vivieron negaciones, se percibió rechazo, abandono, dolor y sufrimiento. Todo eso queda marcado en el ser humano y,  ahora, ya adulto, es capaz de solucionar cualquier conflicto del pasado.   ¿Así que no nos conocemos?  Eso le sucede a la mayoría. Vienen como una ruina y salen como palacios, pero el mérito es de ellos mismos, no mío, es el ser humano, que se  cree que no puede, que no sabe, que es difícil; tiene una serie de cargas mentales y todo cambia cuando se da cuenta de que son unas  mentiras que él mismo ha creado. Entonces va dejándolas y reencontrándose consigo mismo.   ¿Cómo se llevan con los psicólogos?  Hay muchos metidos a consteladores familiares. En mi caso, empecé en Alemania, la cuna de estas prácticas a través del psicoterapeuta Bert  Hellinger, y allí el verdadero nombre es 'poner en orden la familia'. Aquí es de otra manera, pero se trata de que cada uno de la familia esté en  su puesto y desde ahí pueda vivir su momento plenamente.   ¿Es ese el objetivo final?  Lo hermoso de constelaciones es que reconcilia a muchísimas personas de una familia, incluso generaciones, y la frase más popular después  de una experiencia nuestra es: ¿Qué alivio!   ¿Por qué?  Es gente que toda su vida había soportado una carga porque sí y que se da cuenta de que ya no es necesario y la puede soltar, o que arrastra sensaciones de culpa ajenas a uno mismo y pueden conducir a la enfermedad.   ¿Qué tiene de psicoanálisis?  Nada, porque además el psicoanálisis en la actualidad va muy despacito y esto es de golpe. Es como echar todo a la basura, en un cubo, y  dejarlo ahí.   ¿Y esa liberación es definitiva?  Una vez que se llega a la solución ya no se necesita recordar el problema.   ¿La estructura familiar está en decadencia?   Yo estaba muy dividida y, después de constelaciones, me siento muy unida a mi familia y a mis antepasados. Soy donostiarra, me casé con 19  años y tuve tres hijos, pero me instalé en Menorca hace 33 años y me aparté de todo, empezamos una vida libre. Para mí no tiene nada que ver mi sentimiento de entonces en relación a la familia y el de ahora, ya que siento la fuerza de mi familia y de todos mis antepasados.   ¿Cuándo se introdujo en este campo?  En 1983 me inicié con la respiración conectada consciente y me di cuenta en la que yo podía resolver todos mis problemas. Luego seguí con  otras técnicas y me hice profesional en 1993. Vivo en el campo, bastante apartada y con energía solar, cogiendo leña, cerca del bosque. Llevo  una forma de vida muy ecológica y, al mismo tiempo, separada, lo que me hace desconocer lo que hay por el mundo, pero gracias a este  trabajo me siento unida y entiendo lo que es una familia.   ¿Considera que la gente les ve dentro de la normalidad o les catalogan de esotéricos?  Ya digo que llevo una vida separada del mundo, pero cuando me inicié en Alemania allí la gente ya conocía todo sobre constelaciones, órdenes del amor y de las relaciones familiares.

Entrevista

Para un mayor acercamiento a nuestra facilitadora de Constelaciones Familiares, Focusing, Reiki y Rebirting, os presentamos la entrevista con Maria José Trueba.