© EKHIA Centro de Psicoterapia y Desarrollo Humano
Inicio Acerca de Entrevista Talleres Galerķa Contacto

Entrevista

Entrevista con Malen Odriozola, terapeuta y directora de EKHIA.
Centro de psicoterapia y Desarrollo Humano
www.psikologia.com
EKHIA

MALEN ODRIOZOLA, Psicóloga

Psicóloga y fundadora del Centro de Psicoterapia y Crecimiento Personal Itaca de San Sebastián (España) desde

hace 20 años. Licenciada en la Universidad de Deusto. Formación como Psicoterapeuta de Grupo y Bioenergética.

Ha experimentado personalmente con diversas formas de la Psicoterapia, como Psicoanálisis, Gestalt,

Bioenergética, Psicología Transpersonal, Rebirthing.... Mantiene actualmente varios grupos de Crecimiento

Personal, así como sesiones individuales.

¿Cuáles son los principales motivos para que una persona se acerque a recibir apoyo psicológico?  Son múltiples y variados: Una depresión, una crisis de ansiedad, una pérdida, un problema con la pareja o con la familia, sensación de  inadaptación social, timidez, falta de trabajo, estrés, o simplemente en búsqueda de crecimiento personal. Pero siento que lo más importante es  considerar la situación, sea cual sea el motivo como una oportunidad, un momento excepcional para que la persona aprenda a ser consciente  de lo que le está ocurriendo y elija hacer algunos cambios a fin de que finalmente llegue a ser más feliz que incluso antes de sufrir la crisis. Estos momentos son de un valor inestimable y son un regalo que no debemos desperdiciar porque nos ayudan a crecer y a conocernos a  nosotros mismos. Ya lo decía Sócrates: "La felicidad es conocerse a sí mismo". Primero darse cuenta de qué es lo que no funciona, reconocer la emoción que uno tiene y dejarla que se exprese; pero después hay entender  que ese desajuste emocional proviene de un pensamiento que nos hicimos en el pasado, ante alguna vivencia negativa que ocurrió entonces la cual podemos sanar, perdonar y trascender, cambiando nuestra percepción de lo que ocurrió, eligiendo cambiar el pensamiento negativo en el  que nos quedamos trabados.   ¿Considera necesario el sufrimiento para aprender?  El sufrimiento en sí no vale para nada pero en cambio el dolor, que es el sufrimiento consiente, nos ayuda enormemente a crecer, y esto es lo  que va a permitirnos la terapia. Si una persona viene por un determinado problema de su vida, después de un tiempo, porque esto requiere  tiempo y si la persona quiere, no solo se consigue atajar ese problema sino que se consigue un enriquecimiento general de la persona. Como  bien decía Jung "la neurosis no hay que curarla, es ella la que nos cura".   ¿Cómo enfocáis el trabajo psicológico con las personas?   Trabajamos dentro de la psicología transpersonal entendiendo que detrás de nuestro carácter, somos una esencia a la que se puede llegar,  siendo el primer paso armonizar los tres centros, el intelectual, emocional y motor de forma que en la persona esté de acuerdo en su "yo  pienso" con el "yo siento" con el "yo hago", esta sería el inicio para nuestro bienestar y crecimiento, para más adelante ir profundizando y  reconociendo la liberación que supone en nuestra vida el camino del perdón y el agradecimiento.   ¿Qué herramientas utilizáis para ese trabajo?   El centro intelectual lo abordamos con la comunicación de palabra principalmente, con pensamiento positivo, afirmaciones, lecturas. El análisis  del Rasgo o estudio del anagrama, así como el Trabajo de los Opuestos, son dos valiosísimos instrumentos para este trabajo. El emocional lo  abordamos mediante técnicas gestálticas, expresión de las emociones .Y corporalmente con la bioenergética, técnicas respiratorias, la danza, la expresión corporal, el contacto.... También el denominado trabajo de la máscara, que es el ego, que es el modo en que nos mostramos al mundo, nuestra imagen. Cuando  abrimos la puerta de nuestra casa y nos encontramos con nuestros vecinos, somos agradables, alegres, simpáticos, entregados... , cuando  cierro la puerta aparecen mis miedos, mi ansiedad, mis adicciones y todo aquello que no queremos reconocer. Tratamos de desvelar todos esos rasgos negativos que están por debajo de nuestra máscara. Ósea se trabaja la máscara para conectarse con el ser inferior y de ahí poder  acceder el ser superior. Trataríamos por ejemplo la autosuficiencia, el orgullo, la vanidad, el engrandecimiento del ego de una persona... para  encontrar lo que está debajo de su apariencia: miedo, agresividades ocultas, tristezas, necesidades insatisfechas..... Todas las emociones  negativas que están sin querer reconocerse. Sería como la ropa que llevamos. Primero nos presentamos con la máscara que es como el abrigo, debajo están nuestros miedos que es  nuestra ropa interior, y finalmente hallamos nuestro cuerpo que es nuestro Ser superior, lo que somos en realidad. Una vez que hemos  reconocido que ni somos nuestra apariencia exterior, ni nuestras neuras y negatividades, es cuando estamos en condiciones de encontrar  nuestro ser de verdad, que no es nuestra máscara ni sus consecuencias negativas, como he dicho antes, sino un ser real y completo: nuestro  lugar de amor incondicional. Igualmente nos apoyamos en el trabajo sobre las Figuras Parentales orientado hacia el perdón a nuestros padres (después de haberse  permitido dejar que aparezca realmente la verdadera agresión hacia ellos). Posteriormente extendemos ese perdón a nuestros padres hacia el  resto del mundo, trabajando el Curso de Milagros Estas son técnicas que nosotros utilizamos pero siempre reconociendo que lo importante no es el tipo de terapia que se utilice sino la relación  que mantienes con la persona. Trabajamos siempre basándonos en la relación transferencial entre terapeuta y paciente que le permite a este expresar y superar sus  enganches negativos para luego poder sentirse reconocido, aceptado y amado. ¿Qué puede decirnos del trabajo grupal?  Todo este proceso se facilita cantidad con el trabajo en grupos que es un microcosmos de la sociedad que permite que se nos movilicen  nuestras propias proyecciones de manera acelerada a causa de la intensa interacción con nuestros compañeros de grupo. Es un campo de  experimentación que nos sirve tanto para poder airear todas nuestras emociones negativas como para poder potenciar todos los aspectos  positivos de la persona como la comunicación, la creatividad, la afectividad, manejarse bien con las distancias y la fuerza del grupo. Nuestra principal labor como terapeutas es la de crear un contexto de amor y aceptación en el que a pesar de que estemos trabajando con la  coraza neurótica del paciente, estemos reconociendo su propio ser, recordando que él no es su ego, sino un ser lleno de amor que siempre ha  estado y está sano.
Entrevista