Inicio Acerca de Entrevista Talleres Galería Contacto Artículos
© EKHIA Centro de Psicoterapia y Desarrollo Humano
Made by Fernando String
Centro de psicoterapia y Desarrollo Humano
www.psikologia.com
EKHIA
INTRODUCCION El sistema de Diseño Humano 
CENTROS TIPOS PERFILES CANALES PUERTAS CIRCUITOS COLORES
Sistema de Diseño Humano Apuntes de estudiante Esta sección pretende servir de instrumento de consulta rápida de los conceptos más básicos del diseño humano:  centros, perfil, tipo, puertas y canales, dirigida a los estudiantes de Diseño Humano, analistas y aficionados. Programa para el cálculo del Diseño Humano en:  https://www.jovianarchive.com/   Y material en abundancia para aprender Diseño Humano, como audios, libros digitales, cursos, en español en: http://www.humandesignhispania.com/  ¿Qué es el SISTEMA DE DISEÑO HUMANO?  Entre las diversas técnicas que aportan pistas para interpretar al ser humano, el diseño humano atrae a primera  vista. Un sugerente gráfico creado por el canadiense Robert Alan Krakower (Ra) en 1983 que representa al ser  humano como un circuito de nueve centros unidos por canales. El Sistema de Diseño Humano reconoce no  solamente el cerebro de la cabeza, considera  9 conciencias ubicadas en nuestros órganos, con distintas  aplicaciones y destrezas en cada uno de ellos. Son los nueve centros. El Sistema de Diseño Humano es una  síntesis de información diversa que reúne campos de la ciencia como la genética, la medicina interna o glandular,  como astrología, el  sistema de Chacras, la Cábala con su árbol de la vida, y el más importante de todos, el IChing,  el Libro de los Cambios. Todos esos conocimientos aplicados en una síntesis  gráfica deslumbrante.  Con la  información de fecha, hora y lugar de nacimiento, se calcula la posición de los planetas astrológicamente. Esas  posiciones se aplican a una rueda o mandala donde se integran las 64 puertas que no son más que las distintas  configuraciones del I Ching. Y ambas se aplican sobre un circuito con centros y vías de unión entre ellos.   AMATE A TI MISMO. Solamente así podrás amar realmente a tu prójimo.